"Designación para la Corte Suprema" - Carolina Coppo

Decepciona leer las declaraciones destempladas e infundadas de algunos de nuestros parlamentarios, e incluso de académicos, relativas a la nominación del magistrado Raúl Mera como ministro de la Corte Suprema.

Es fácil darse cuenta de que las razones que se esgrimen para sugerir su rechazo no son las que se debería atender para evaluar de manera correcta la idoneidad de un juez para llegar a ser miembro del máximo tribunal de la República. En un Estado de Derecho deberían importar la trayectoria del postulante y cualidades tales como sus conocimientos y rigurosidad jurídica, su inteligencia y prudencia, su responsabilidad, capacidad de trabajo y su honestidad, consecuencia y probidad.

No es bueno ni recomendable basar tan importante evaluación exclusivamente en el contenido de solo algunas pocas y aisladas de las cientos o miles de decisiones a las que el candidato ha de haber concurrido durante su carrera judicial, ya que es evidente que ellas no ilustran de manera íntegra quién es el juez.

Mantener el actual sistema de designación de los miembros de la Corte Suprema, en la medida que se produzcan las perniciosas prácticas asociadas a él y de las que somos hoy testigos, solo menoscaba la deseada independencia de los jueces, quienes deben siempre fallar de acuerdo a los hechos legalmente establecidos en el proceso y con estricto apego al Derecho.

Compartir:
http://uchile.cl/d165204
Copiar