"Tropezar con la misma piedra" - Diego Pardow

Hace algunas semanas, la Superintendencia de Servicios Sanitarios inició un procedimiento para caducar la concesión de Essal, la empresa sanitaria responsable de la crisis de Osorno. El ministro de Obras Públicas, sin embargo, sostuvo recientemente que la caducidad tendría varios riesgos legales. Para empezar, la recolección de aguas servidas solo sería económicamente viable cuando se realiza en conjunto con el suministro de agua potable, pero la regulación aplicable impediría declarar conjuntamente la caducidad de estas dos concesiones. Enseguida, existiría un número importante de activos que están excluidos de la concesión de agua potable, pero resultarían determinantes para su operación. Al igual que en otras oportunidades, la legislación se muestra incapaz de enfrentar una situación completamente previsible, como lo es que una empresa regulada tome malas decisiones y se vuelva inviable.

Revisa la columna completa en el siguiente link

Compartir:
http://uchile.cl/d157187
Copiar