"Mario Verdugo Marinkovic" - Decano Pablo Ruiz-Tagle

A los 94 años ha fallecido Mario Verdugo Marinkovic. Tenía un aspecto que podía ser intimidante por su barbuda severidad, pero era una persona de trato suave y cordial, cuya conversación podía ser, a la vez, certera y amplia, siempre impregnada de humor y a veces de ironía sutil.

Su ámbito, en cuanto especialista, como abogado, académico, juez y autor era el Derecho Político y Constitucional. Pero su personalidad superaba la especialización jurídica e incluso de las humanidades, siendo en todo caso algo bastante cercano a un humanista. Su pasión deportiva decantó en una disciplina inmóvil, el ajedrez. Y su sensibilidad artística abarcaba desde la literatura (fue un lector de amplio rango y gustos sofisticados) hasta la pintura y la música (como instrumentista integró un conjunto de jazz).

Estudió en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, donde fue por muchos años profesor de Derecho Político y Constitucional y también director de su Departamento de Derecho Público, formando a varias generaciones de abogados. También ejerció su labor docente en otras universidades (Diego Portales y Gabriela Mistral).

Autor prolífico y colaborativo, escribió en solitario o con otras personas libros como “Manual de Derecho Político”, “Diccionario de Jurisprudencia”, “Derecho Constitucional”, entre otros, sin contar sus muchos artículos. Fue, además, fundador o cofundador de publicaciones como Diario Constitucional o Gaceta Jurídica.

En el ámbito jurisdiccional, fue ministro del Tribunal Constitucional, miembro del Tribunal de Cuentas de la Contraloría General de la República, abogado integrante de la Corte de Apelaciones de Santiago y de la Corte Suprema. Persona de diálogo y de firmes convicciones democráticas (integró el Grupo de Estudios Constitucionales o Grupo de los 24), era apreciado por sus colegas y alumnos, tanto por su competencia como por su generosidad. A muchos habrá enseñado acerca de la democracia y sus valores, como el pluralismo o la tolerancia. Él, además, encarnaba esos valores.

Compartir:
http://uchile.cl/d160484
Copiar