"La importancia de una FNE fortalecida" - Jorge Grunberg

A nueve meses de la entrada en vigencia del control de operaciones de concentración, esta política se ha erigido en un pilar de la institucionalidad de libre competencia. Ella consiste en el deber de notificar a la Fiscalía Nacional Económica (FNE), en forma previa a su perfeccionamiento, aquellas transacciones en que los agentes económicos que proyectan concentrarse — o sus grupos empresariales— hayan tenido ventas conjuntas por al menos US$ 81 millones aprox., y ventas individuales por al menos US$ 13 millones aprox., en el último ejercicio.

Gracias a esta modificación legal, al igual que los países con mayor tradición en la materia, Chile cuenta con herramientas para supervisar eficazmente transacciones que pueden incrementar el poder de mercado de quienes toman parte en ellas, generando riesgos unilaterales (alzas de precios, disminución de calidad, variedad o innovación) o de coordinación (reducción de intensidad competitiva).

Esta reforma ha permitido que la FNE evalúe operaciones que en el pasado se materializaban, sin importar su potencial de riesgo anticompetitivo. Con el nuevo sistema, la FNE puede investigar oportunamente y se evita el alto costo que implicaría retrotraerse al estado anterior a la operación que, con acierto, los estadounidenses denominaron “desrevolver los huevos revueltos”.

A la fecha, la FNE ha recibido 30 notificaciones, revisando operaciones en industrias como telecomunicaciones, agroquímica, transporte marítimo de carga, intermediación hotelera, óptica, concesiones viales, impresoras, snacks dulces, generación y transmisión eléctrica, materiales de construcción, acero, recaudación y pagos y gases industriales, entre otras. Ha sido un gran desafío para la FNE y la evaluación de su trabajo es positiva. No obstante, quedan aspectos por mejorar, propios de la implementación de una política pública compleja, que permitirán que la certeza jurídica y predictibilidad asociadas a este régimen se manifiesten de forma más clara.

A días de que se produzca el cambio de gobierno, corresponde destacar el compromiso de la administración saliente con el fortalecimiento de la institucionalidad de libre competencia y la independencia de la FNE. El gobierno entrante debe continuar por esta senda, para que Chile siga avanzando en un ámbito clave para alcanzar el desarrollo económico.

Compartir:
http://uchile.cl/d141332
Copiar