"Homenaje a don Andrés Aylwin Azócar"

La Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, lamenta el fallecimiento de quién fuera uno de sus más Ilustres ex alumnos y académicos, el profesor Andrés Aylwin Azócar.

El legado de don Andrés nos llena de orgullo y nos impone un tremendo desafío en la formación de los futuros abogados y abogadas de nuestro país, a fin de que prioritariamente dediquen su quehacer profesional al servicio público y la defensa indeclinable de los derechos humanos.

Hacemos nuestras sus enseñanzas y nos imponemos el propósito de difundirlas en nuestras aulas. Revisando en estos momentos sus declaraciones y discursos, queremos relevar aquellos planteamientos que posicionan a los derechos humanos como el soporte ético de una sociedad democrática y su vocación por el pacifismo, basado en el pleno respeto de los derechos fundamentales y la dignidad de la persona.

Cuando junto a otros 13 integrantes de la Democracia Cristiana suscribió un carta que condenó el golpe militar de 1973, la que se encuentra actualmente en el Museo de la Memoria, explicitó que no claudicaría frente a las presiones que intentaban impedir que hiciera efectiva esta declaración, pues según sus propios dichos tuvo “la convicción moral de que era lo que correspondía hacer" . Posteriormente, explicitó que su vocación política y de servicio público implicaba un doble compromiso: uno, con los luchadores por los derechos humanos; y, por otro lado, evitar que directa o indirectamente se validara la Ley de Amnistía . De esta forma, Andrés Aylwin hacía votos por cautelar los derechos de los defensores y defensoras de derechos humanos y evitar la impunidad de los crímenes y atropellos cometidos por agentes del Estado durante la Dictadura Militar.

Su lucha adscribía a las formas de reivindicación que han enarbolado los próceres del pacifismo a nivel mundial. Citando a Mandela, precisó en una entrevista, “Mandela nunca dejó de justificar el derecho a defenderse. En eso consistió su pacifismo, no en dejarse avasallar” . De esta forma, defendió sin reserva el derecho que tiene toda persona a defenderse frente al oprobio y el atropello sistemático de sus derechos fundamentales.

En la transición democrática, marco una vez más distancia con las posiciones políticas que bogaban por relativizar los derechos humanos e imponer un orden constitucional fundado en la impunidad. Instó, asimismo, por la libertad de todos los presos políticos.

Sus fuertes e irreductibles convicciones le valieron el respeto de todos y todas, sin distinción política, y su memoria servirá de orientación para las futuras generaciones de defensores y defensoras de derechos humanos. En su homenaje la Facultad estará en duelo institucional durante el 21 de agosto, y se izará a media asta la bandera de la Universidad.

Compartir:
http://uchile.cl/d146207
Copiar