"¿Elusión constitucional?" - Raúl Letelier

Es un error pensar —tal como lo hacen los profesores Soto y Navarro (columna de ayer)— que la reforma constitucional aprobada en la Cámara sea un caso de infracción a las reglas sobre iniciativa exclusiva presidencial. La iniciativa presidencial es una norma para hacer leyes, no para aprobar reformas constitucionales. Tanto es así que la propia norma constitucional sobre iniciativa puede ser modificada por un quorum de 3/5 (el mismo cumplido en esta reforma) y no requiere ser promovida exclusivamente por el Presidente de la República.

Por otra parte, que en la Cámara se discuta sobre el quorum necesario para aprobar la norma discutida no tiene nada de raro ni ello daría cuenta de una elusión de las reglas procedimentales. En una democracia representativa ello se hace constantemente y de manera transparente. Y sobre todo si para aprobar una regla no basta la mayoría —regla básica de toda democracia—, sino que debe reunirse un número mayor de representantes para su aprobación.

La afirmación de que toda norma constitucional que regula un derecho deba estar incluida en el artículo 19 de la Constitución (norma que, para ser modificada, requiere un quorum de 2/3) es otro error. Lo que no puede hacerse es modificar el catálogo de derechos sin cumplir con ese quorum. Pero si no hay contradicción entre el derecho y la norma transitoria, no hay ningún problema. La creación constitucional de una institución que, por ejemplo, maneje los fondos de pensiones (o determine los tipos de fondos) no requiere estar en el referido artículo 19, así como el Ministerio Público no requiere estar en la norma específica sobre garantías frente a la persecución penal.

Pero el principal problema del argumento de los profesores Soto y Navarro es otro, y no es propiamente jurídico. Ellos asumen que la materia discutida —una norma de emergencia que permite retirar un 10% de los ahorros para afrontar la actual situación de emergencia— es una materia que “ni por tradición ni por naturaleza” le corresponde al pacto político. Esto es lo incorrecto. El constitucionalismo nos ha enseñado que lo más importante de una sociedad debe estar en la Constitución. Y lo importante cambia. Y una pandemia nos hace cambiar a todos.

Compartir:
http://uchile.cl/d165245
Copiar